La HOSPITALIDAD JUANDEDIANA es nuestro valor por excelencia y se expresa a través de: CALIDAD, RESPETO, RESPONSABILIDAD, ESPIRITUALIDAD.

CALIDAD: Entendida como la excelencia profesional y humana en la atención integral al residente según el modelo juandediano. Ponemos a disposición del residente y de sus familiares y personas cercanas, los medios técnicos, humanos y espirituales que necesiten en cada momento, para poder satisfacer sus necesidades de una manera eficiente y segura, promoviendo la mejora continua.

RESPETO: El residente es el centro de nuestra atención y de la actividad asistencial. Tenemos en cuenta sus necesidades y derechos, y promovemos su capacidad de autodeterminación. Respeto a la dignidad de la persona, desde el inicio hasta el final de la vida, expresado en una atención humanizada, que cumple los derechos de los residentes e implica en el proceso de atención a los familiares. Respeto por el prójimo, humanización, responsabilidad recíproca para con los colaboradores y hermanos, comprensión, promoción de la justicia social, derechos civiles y humanos.

RESPONSABILIDAD: Hacia el bienestar físico-psíquico de cada uno de los residentes, hacia los ideales de San Juan de Dios y de la orden, hacia la promoción de la ética (bioética, ética social, ética de gestión), hacia la protección del medio ambiente, de la responsabilidad social, de la sostenibilidad, de la justicia y de la justa distribución de los recursos de los que disponemos.

ESPIRITUALIDAD: Ofrecemos a través del servicio de pastoral de la salud, una atención espiritual a todas las personas de la residencia independientemente de sus creencias. Colaboramos con las diferentes diócesis, parroquias y con otras confesiones religiosas.
Residencia San Juan de Dios
Orden Hospitalaria San Juan de Dios - Provincia de Castilla